viernes, 8 de mayo de 2009

San Juan Evangelista ANTE PORTAM LATINAM


  ¿Por qué ANTE PORTAM LATINAM?
  El emperador romano Domiciano, el año 81 promovió la segunda persecución contra los cristianos.
  El Apóstol Juan, hijo del Cebedeo, se hallaba en Éfeso, donde atendía a las Iglesias de Asia que él había fundado.
  Desterrado de allí, fue al poco tiempo trasladado a Roma y encerrado en un calabozo.

  El Emperador hizo hizo llevaran a su presencia al venerable anciano. Domiciano le dijo: "es necesario que renuncies a tu religión cuya doctrina es enemiga de los placeres y los deleites de los sentidos, cuyos dogmas son incomprensibles por misteriosos, y que te pases a la nuestra, donde acabarás en paz tras dilatados días".

  Juan le respondió: "No creas, ¡oh Emperador, que tus promesas ni tus amenazas me hagan titubear, no hay más que un solo Dios, y ése es Aquel a quien yo sirvo y adoro; mi mayor dicha será derramar toda mi sangre por Él, y ha mucho tiempo que suspiro por este glorioso sacrificio".

  El Emperador no trocó su crueldad al oír las palabras de entereza de Juan. Mandó arrojar al Apóstol, hijo del Trueno, a una tinaja de aceite hirviendo para que perdiese la vida.
  Se escogió como escenario una gran plaza cerca de la puerta Latina, (ANTE PORTAM LATINAM), llamada así porque se salía por ella a los pueblos de Lacio o país latino.




Parte del retablo de la Iglesia parroquial de Sonseca en la década de los años 20 del siglo pasado, donde se encuentra la representación escultórica del martirio de San Juan en la tina de aceite hirviendo. Es obra de Pedro Martínez de Castañeda. (2ª mitad del siglo XVI)
  Acudió el Senado y gran parte de la ciudad romana a presenciar este espectáculo.
Le metieron, después de golpearle, en el tinajón con aceite hirviendo. Pero, milagrosamente, lo que iba a ser una cruel tortura se convirtió en un baño benéfico de agua templada, que curó sus heridas.
  Quedaron asombrados los observadores.

  El emperador, al tener noticia del prodigio, se contentó con desterrar al anciano apóstol, Juan, a la isla de Pathmos en el mar Egeo. Allí escribió el Apocalipsis.
"No faltó Juan al martirio, sino el martirio le faltó a Juan". - dijo San Agustín.

  Los cristianos honraron el martirio y triunfo de San Juan edificando una bella iglesia en el mismo lugar que fue sumergido en el hirviente aceite.
Esta iglesia es muy visitada todos los 6 de mayo, día que la Iglesia celebra su martirio.

  La parroquia de Sonseca lo celebra especialmente pues es su titular: San Juan Evangelista ANTE PORTAM LATINAM.



Puedes rebuscar en los siguientes apartados:

EL OTRO tiempo DE UN PUEBLO...

DE BUEN NACIDOS ES...


Gracias amigo visitante por compartir este paseo por esta singular visión de mi pueblo, fruto de inquietudes recopiladoras desde...

Gracias, por ocupar parte de su tiempo en descubrir estos retazos, fragmentos, pinceladas de un laborioso pueblo como Sonseca, que ha demostrado a lo largo de su Historia saber superar con inteligencia creadora y ejecutiva las circunstancias más desfavorable.

Gracias, por leer y observar mis "entradas" metidas a golpe de corazón, como intuyendo lo que nos une y nos anima a seguir ampliando nuestros límites personales afianzando lo que somos y de donde venimos.

Disculpas por las erratas que siempre lleva un texto escrito aunque se haya realizado con lo mejor que uno ha aprendido.
























































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































Seguidores