lunes, 20 de mayo de 2019

EL SÁBADO SIGUIENTE AL 9 DE MAYO, CELEBRAMOS LA ROMERÍA DE SAN GREGORIO.

   Este año del 2019 lo hemos celebrado el sábado 11 con un buen día en temperatura y un gran ambiente por la gran cantidad de romeros que nos aglutinamos en su prado al este del casco urbano de Sonseca.

  Actividades religiosas y populares se han programado por parte de la Cofradía y el Ayuntamiento para su gozo y disfrute durante los días 10, 11 y 12.

  Con imágenes fijas dejo constancia de instantes del día de la romería propiamente dicha. 

 

CONTINUARÁ


martes, 14 de mayo de 2019

EL VIERNES 10 DE MAYO DEL 2019, FRANCISCO GIL GALLEGO NOS DIO EL PREGÓN DE LA ROMERÍA DE SAN GREGORIO JUNTO A LA ERMITA


    Con un ambiente romero generado por un público que abarrotaba la carpa adjunta a la ermita, Paco nos dio un pregón propio de lo que es, historiador e investigador de temas sonsecanos, en esta ocasión San Gregorio: su porqué en Sonseca, su ermita, su romería...

   PREGÓN PARA LA ROMERÍA DE SAN GREGORIO 2019 

   Sr.  Alcalde del Excelentísimo Ayuntamiento de Sonseca, señores concejales, Sr. Cura Párroco de Sonseca, autoridades y Presidente de la Cofradía de San Gregorio, señores cofrades y vecinos y amigos de Sonseca, buenas noches.

Francisco Gil Gallego, pregonero de la Romería de San Gregorio 2019

   Es para mí un honor poder dirigirme a todos Ustedes y poder expresarles mis conocimientos históricos acerca de la construcción e inauguración de esta pequeña Ermita y del origen de la romería de San Gregorio.



   Los vecinos de Sonseca, nuestros antepasados del siglo XVI, vivían de lo que producían sus campos, que era poco, de la producción y venta a los pueblos vecinos y a Toledo de carne de ganado de cerda, y de la producción de pequeños talleres textiles de origen doméstico.

   Vivían en una economía casi de subsistencia, y cuando había una mala climatología o llegaban a nuestros campos las tan temidas plagas de langosta se producían malas cosechas y la gente pasaba hambre, quedaba desnutrida, se producían epidemias e incluso muertes.

   Todas estas calamidades agravaban la situación de sus gentes hasta en años venideros pudieran tener mejores cosechas, pues apenas tenían medios para almacenar los granos, sólo el pósito municipal, que almacenaba grano para prestar a los agricultores para la siembra de los años siguientes, y las cámaras en las casas eran los lugares de almacenamiento.

   Por otra parte, la mentalidad superticiosa de la época levaba a pensar que eran maldiciones, castigos o avisos del cielo o de los santos. Los primeros datos que tenemos de ellas en Sonseca datan de 1542, año en que hubo una gran plaga de langosta que afectó a Sonseca y los alrededores de Toledo. La causa se debió a la gran sequía que se padeció durante aquel año. En 1545 hubo otra plaga que afectó a Casalgordo y Mazarambroz. Dos años más tarde, en el 1547 también las plagas afectaron a Mazarambroz, Sonseca y su comarca. En 1560 la plaga afectó a Sonseca y Galvez, y así podríamos seguir enumerando los muchos años en que hubo plagas a lo largo de toda la Edad Moderna en Sonseca.

Una de la fotografías más antiguas de la ermita de San Gregorio el día de su romería.

  Las langostas viajaban de unos campos a otros en bandadas de millones de insectos que incluso llegaban a nublar el sol y ¡Ay! De aquel campo o cosecha donde cayera, pues en cuestión de horas podía destruirlo todo.

   La forma más eficaz y directa de luchar contra las plagas de langostas y pulgones era con la participación de todos los vecinos posibles de la localidad y de localidad próximas, a quienes casi siempre se pedía ayuda y que siempre prestaban para que las plagas no se extendiesen a sus campos. Se combatía por medios naturales, aportando los campesinos sus huebras o yuntas de mulas para arar los campos y no dejar que los insectos depositaran sus huevos, asimismo se encendían hogueras para ahuyentarlos, se mataban con ramas y se cavaban fosas y trincheras para enterrar los grandes montones de langostas muertas. 

   También se combatía acudiendo a lo sobrenatural, bien mediante rogativas de la iglesia, procesiones, bendición de los campos y otros cultos, o bien mediante prácticas puperticiosas.

   En 1561 se siguió una causa civil en el Ayuntamiento de Toledo debido a que varios vecinos de Toledo, con propiedades en Sonseca, se quejaban de las cantidades que el Concejo de Sonseca les pedía para pagan los gastos que causó el exterminio de la langosta y que ascendían a 100.000 maravedíes. Esto demuestra que los gastos económicos que además causaban las plagas a los vecinos eran muy considerables.

   Por todo ello los sonsecanos del siglo XVI edificaron su iglesia parroquial y la pusieron bajo la advocación de San Juan Evangelista Ante Portam Latinam, protector de la peste y la langosta, festejándose en mayo, cuando la cosecha de cereales está madurando y cuando la langosta más daño podía hacer. De igual manera en 1575 decidieron edificar una ermita en el campo, concretamente en un prado de propios que se llamaba la dehesilla de San Sebastián, dedicada a San Gregorio Nacianceno, protector ante la langosta, y lo festejaron por igual motivo en mayo.


   La festividades sonsecanas giraban en torno a los ciclos agrarios y las cosechas, en días de descanso tras la recolección, como las fiestas de septiembre o con la finalidad de rogar a los santos por las cosechas, este es el motivo de celebrar con las alabardas el día de San Agustín, cuando las vides y están granando y por eso nuestros alabarderos llevan ese día una ramita de albahaca, planta aromática que ahuyentan a los insectos. 

   A través de las Relaciones Topográficas de Felipe II, realizada entre 1575 y 78 podemos saber que de los 715 lugares que respondieron al cuestionario, 103 celebraban la fiesta de San Gregorio Nacianceno para invocarle contra la plaga de las viñas y la langosta; San Sebastián, cuya advocación estaba la ermita de la Virgen de la Salud también era el santo que más advocaciones tenía pues se celebraban sus fiestas en un total de 241 municipios para invocarle contra la peste. San Juan ante Portam Latinam, patrono de Sonseca, también era celebrado en 21 lugares y era Santo contra la peste y la langosta. San Benito era la advocación a quién estaba dedicada la ermita actual de la Virgen de los Remedios, era santo contra las plagas y benefactor del tiempo atmosférico y se celebraba su fiesta en 27 lugares. Y por último San Agustín se festejaba en 36 lugares y era el Santo benefactor contra las plagas y sobre todo la langosta. 

 Ermita de San Gregorio a principios de los 2000

   Al principio los curas rurales solían decir misa en honor del Santo algunas mañanas de primavera, cuando el grano estaba cuajando, y después salían en procesión hasta un altozano desde donde bendecían los campos con la cruz echando agua bendita a los cuatro puntos cardinales. Esta costumbre se fue afianzando hasta que los pueblos terminaron por edificar en esos campos ermitas dedicadas a los santos protectores. 

   Una gran sorpresa para mí fue la tarde que investigando en el archivo provincial de Toledo me encontré un documento que en el encabezado decía "inauguración de la Ermita de San Gregorio" y al verlo me causó una gran alegría. Empezaba diciendo que se ubicaba "en un prado que se llama la dehesilla que es más arriba de la Ermita del Señor San Sebastián (que era como se llamaba la actual Ermita de la Salud) yendo hacia el lugar de Mazarambroz" El documento sigue explicando como el acto, el 21 de marzo de 1575, fue oficiado por el Ilmo. Sr. D. Rodrigo Vázquez de Ávila, obispo, quien bendijo la Ermita asistiendo "...los Reverendos bachiller Pedro de Rojas, otros tres clérigos, el alcalde ordinario de Sonseca Pedro Castellano, el regidor Gerónimo Castillano y el Alguacil Antón Gómez, y otros vecinos de Toledo y de Sonseca. Antes, como era costumbre, se dieron las limosnas acostumbradas y se concedieron las bulas otorgadas a otras ermitas. En concreto el Obispo otorgó "..cuarenta días de perdón a todos los que visitaren la dicha ermita tal día como hoy para siempre jamás.." Y mandó a los mayordomos "..que son della dicha ermita en virtud de Santa Obediencia que dentro de tres días hagan hacer una tapia en la puerta de la dicha ermita porque no entre ningún ganado en ella, la cual no se quite hasta que la dicha ermita esté cubierta y puestas puertas en ella.." Es decir la ermita no estaba terminada cuando el obispo vino a inaugurarla.

Ermita de San Gregorio a principios de los años 80 del pasado siglo.

   De ahí que desde hace dos años la Ermita se abre el día 21 de marzo celebrándose una misa en recuerdo a su inauguración.

   A pesar de todo, las plagas siguieron arrasando nuestros campos, como ocurrió en 1592, en 1628, en 1650, en el 53 en 1668 y 69, y ya en el siglo XVIII en 1708, 10,23 y 58.

   En 1889 fue la filoxera la que afectó a la vid,pero a finales del siglo XIX el gobierno comenzó a legislar para evitar estas calamidades. Y en el siglo XX tenemos constancia de plagas de langosta en 1913 en Villaverde y FuenteTechada, en 1921 y 22 en Ajofrín y en Sonseca durante seis días. La última plaga que hubo en Sonseca tuvo lugar en 1948, pero ya con escasas consecuencias.

   Afortunadamente, los medios técnicos, como la llegada de la aviación y la industria química, han hecho desparecer estos graves problemas en nuestros tiempos y las romerías dedicadas a los santos protectores han ido cambiando su significado para convertirse en días festivos y su religiosidad ha ido decayendo. 

   A pesar de todo en los oficios de la festividad de San Gregorio, en la misa y procesión se debería rogar por las cosechas y contra las inclemencias del tiempo, sequías, tormentas, etc. que pueden asolar nuestros campos, pues aún dependemos de las cosechas.

   La romería ha ido evolucionando lentamente, y aunque los cultos, precesiones y misas al Santo se han mantenido casi inalterables a lo largo de los siglos, bien es verdad que no ha ocurrido lo mismo con los festejos lúdicos, pues sabemos que en el siglo XVI en los días próximos a la festividad se corrían algunos toros por el pueblo, como en 1582 en que el toro causó la muerte de un vecino. También es fácil imaginarse en aquellos tiempos la pradera llena de sonsecanos divirtiéndose como se hacía en estas romerías, tal y como Goya nos plasmó en sus cuadros para tapices de la romería de San Isidro en Madrid, jugando a la gallinita ciega, subiendo a la cucaña, manteando al pelele, subiéndose en zancos, tocando la guitarra o danzando algún bufón, etc.

Pequeña exposición de fotografías en blanco y negro cedidas por la Asociación Gran Angular

   En alguna ocasión también se produjo algún acto delictivo como el ocurrido el 13 de mayo de 1907 pues celebrándose la romería con gran disfrute para sus vecinos, la fiesta se convirtió en desgracia, ya que en el baile de la tarde, y sin que mediaran más que unas palabras de poca importancia entre varios vecinos, Juan Barbero de 28 años, que intentaba separarles, fue herido de un navajazo certero del que falleció en breves minutos y sin articular palabra.

   Si se puede comprobar que se ha ido desvirtuando la festividad, así el cronista de 1957 afirma que "por la mañana en la misa casi sobraba la ermita" debido a la poca ente que asistió. Más tarde incluso se cambió la fecha del 9 de mayo al lunes siguiente y  con don José Manzano de párroco al sábado más inmediato y desde entonces pude asistir más
años a la romería pues cuando estudiaba fuera algunos años me quedaba sin ella, y recordaba el olor de la hierba primaveral del prado, el sonido del campanillo, el jolgorio de las gentes y el sabor de un buen caramelo de martillo o de unos buenos tostones.

Francisco Gil Gallego charlando con paisanos de Sonseca después de dar el pregón.
    
    Ahora la festividad es más lúdica que religiosa, y la forma de divertirse de los sonsecanos ha cambiado y se ha pasado de comerse la tortilla en el prado a comer carnes y pescados a la brasa y a bailar en discotecas. Y aunque dicen que no todo lo pasado fue mejor, yo sigo recordando cundo era pequeño y mi tío Antonio me llevaba por la mañana en la barra de la bicicleta a la misa y me compraba algún caramelo, o bien cuando por la tarde salía con mis padres andando con unas merenderas de aluminio y alguna bebida en un capacho e iba cogiendo grillos por el prado con mis padres. Y lo más importante es que parecía que ya había empezado el verano pues ya había algún puesto de helados. Y el prado se llenaba de gente que subía  y bajaba en carros , en la furgoneta de Juan 60, etc. y se dispersaban por allí jugando, bailando y merendando. 


Postal que se editó para recoger fondos para la última reforma de la ermita.

     Cuanto me gustaría volver atrás pero como eso no puede ser al menos deberíamos dar a conocer a nuestra juventud el verdadero sentido de San Gregorio y cuidar el prado y la tradición lo más dignamente posible.

  ¡FELIZ ROMERÍA DE SAN GREGORIO Y QUE EL SANTO DESDE SU ATALAYA CUIDE DE NUESTROS CAMPOS!

   Pregón cedido gentilmente por su autor, Francisco Gil, para ser publicado en este blog.



lunes, 13 de mayo de 2019

VIVIENDO LAS FIESTAS DEL PATRÓN SAN JUAN, ALGUNAS INSTANTÁNEAS SURGEN CON ÁNIMO DE COMPARTIR Y VISUALIZAR EN CASA

     A TRAVÉS DE UN OBJETIVO LAS FIESTAS SE VEN CON ESPÍRITU DE ANTICIPACIÓN A LOS ACONTECIMIENTOS.

  LA VÍSPERA
  Después del Pregón en la Casa de la Cultura.


    Seguro que los más mayores se acuerdan aún de la luminaria en la Plaza de Juan Carlos I, cuando los jovenzuelos jugaban a saltar por encima de las ascuas con la presencia del tío Cano "pichirranche"  y su esposa, la tía Andrea, que aprovechaba las ascuas para echárselas en el brasero. En el 5 de mayo ha habido años que se han dado bajas temperaturas.

La pólvora desde detrás del Paseo de las Moreras.

   6 DE MAYO, FIESTA DEL PATRÓN
   Por la mañana
 
Don Natalio Babiano cerrando el tabernáculo después de dar la comunión a los feligreses.

El elegante y armonioso retablo parroquial al fondo de la imagen de San Juan Evangelista
   

   Después de la misa de 12 horas, se celebra la procesión con San Juan Evangelista llevado con andas por ocho portadores, generalmente cofrades, con relevos cada cierta distancia. Al fondo, la iglesia parroquial con capilla mayor de mediados del siglo XVI y nave central neomudéjar de finales del siglo XIX.


   
   Asisten a la procesión las autoridades municipales con el alcalde, Juan Carlos Palencia por última vez, la juez de paz, el jefe de la oposición Juan Carlos Manzanares y las religiosas, este año en ausencia del párroco, con los coadjutores don Natalio Babiano y don José Martorell. Don Sergio Alguacil acude por primera vez como presidente de la Cofradía de San Juan Evangelista Ante Portam Latinam.


      Nuestro beato Fray Gabriel de la Magdalena ve pasar al patrón de su pueblo San Juan. Cuando en 1575 se empezaba a realizar el retablo parroquial, Fray Gabriel contaba con siete años y, según la tradición nació en la calle Los Remedios Nº 2, es decir, al lado. Le tocó ver de niño, adolescente y joven al escultor Pedro Martínez de Castañeda y al pintor Luis de Velasco hacer esa magnífica joya artística, que aún podemos disfrutar, con san Juan Evangelista Ante Portam Latinam de patrón y protector de la pesta y la lagosta.

La procesión recorrió el itinerario acostumbrado rumbo a la ermita de la Virgen de los Remedios


     Este año han asistido a la procesión del patrón San Juan por primera vez todos los presidentes de las distintas cofradías y hermandades de la parroquia, quedando en esta fotografía constancia del hecho.


        La  nueva Junta Directiva de la Cofradía de San Juan Evangelista Ante Portam Latinam

La Junta Directiva  de la cofradía de San Juan con la reina y damas  infantiles que se eligen cada año.

         POR LA TARDE
      Los juegos populares


     Este año se celebró la tradicional cucaña bajo techado rompiendo el recuerdo del palo engrasado como protagonista destacado de los juegos populares de la fiesta apuntando hacia el cielo.

  EXPOSICIONES

Artesanos forjadores se dejaron ver en la exposiciones de este año.

Algunos pintores sonsecanos se presentaron al XIII concurso organizado por la Asociación ARCO IRIS.

CONTINUARÁ

miércoles, 8 de mayo de 2019

EL DÍA 5 DE MAYO, COMO ES COSTUMBRE DESDE HACE UNOS AÑOS, CELEBRAMOS EL PREGÓN DE LA FIESTA A SAN JUAN EN SONSECA








      PREGÓN DE LA FIESTA AL PATRÓN DE SONSECA SAN JUAN EVANGELISTA ANTE PORTAM LATINAM
    
    5 de mayo de 2019
  Antes de comenzar mi pregón, quiero aprovechar esta oportunidad para felicitar a todas las madres en este día, dedicándoles unas bonitas palabras de la Madre Teresa de Calcuta, a quien admiro profundamente:

             “Enseñarás a volar,
               pero volarán su vuelo.
               Enseñarás a soñar,
               pero no soñarán tu sueño.
               Enseñarás a vivir,
               pero no vivirán tu vida.
               Sin embargo…
               en cada vuelo,
               en cada vida,
               en cada sueño,
               perdurará siempre la huella
               del camino enseñado.”

          Estimadas autoridades, Vicarios parroquiales, D. Víctor, Presidente y directiva de San Juan Evangelista ante Portam Latinam, cofrades, hermanos,  Marina  (niña del Bastón), Paula María, Jessica e Isabel, querida familia,  sonsecanos, vecinos y amigos..., muy buenas noches a todos.


     Ser  Pregonero de las Fiestas de San Juan Evangelista es para mí todo un honor, una satisfacción y una responsabilidad, que me llena de alegría, orgullo y emoción, por eso permítanme que agradezca a Sergio y a toda su Junta directiva, este reconocimiento que han tenido hacia mi persona y que sin duda recordaré toda mi vida.

     Hace algo más de un mes tuvimos en mi Familia un emocionado y emotivo recuerdo hacia Enrique, mi sobrino, pues se han cumplido 10 años desde que  ya no está entre nosotros; hoy lo menciono en mi pregón, porque sigue estando muy presente en nuestras vidas y porque quiero agradecer a la Cofradía el gesto tan humano y tan bonito que tuvo en su día al celebrar un Memorial de fútbol en su honor, que se ha mantenido a lo largo de estos diez años como homenaje hacia su persona y hacia su familia.    Muchísimas gracias.

     Para los que no me conozcan diré que soy José Luis García-Ochoa, el menor de los 4 hijos de Julio y Carmen; una  humilde Familia que, cuando yo tenía la edad de 4 años, tuvo que marcharse a vivir a Madrid por problemas de salud de mi padre, panadero y agricultor hasta ese momento; por lo que mi infancia y gran parte de mi juventud transcurrieron en esa ciudad. 

    
    Charles Darwin dijo: “No es la especie más fuerte  la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la que mejor se adapta al cambio.” (algo que, sin duda, tuvimos que hacer nosotros).

          Mis padres vivieron momentos muy difíciles porque, de repente, tuvieron que apartarse de Sonseca, su querido pueblo; su panadería, su campo, sus respectivas familias y sus amigos.   Vivíamos en un piso de unos 40 m y con la estancia de mis abuelos, a los que teníamos que cuidar, algunas veces nos juntábamos hasta ocho personas. ¡Cuánta ropa de algunos vecinos ha lavado y planchado mi madre, a cuántas casas ha ido a limpiar...,  cuántas escaleras han barrido, fregado y  limpiado el polvo mis hermanas, Conchi y Paula..., y cuántos cubos de basura de todos los vecinos recogíamos todos los días mi padre, mi hermano Julio y yo!, aunque ciertamente a mí me tocó ayudar menos porque era el más pequeño.
     
          Con la edad de 12 años yo ya apuntaba detalles de emprendedor, recogía todas las revistas que los vecinos tiraban, las metía en un carrito y los domingos, a primera hora de la mañana, me iba al Rastro a poner mi puesto,  esto era por las mañanas; y por las tardes, ayudaba en un bar en el Vicente Calderón. En definitiva, me buscaba mis mañas para poder tener lo que otros chicos de mi edad tenían o hacían y yo no podía,  como comprar cromos o tener un balón.
     A los 17 años me fui a la mili; entonces, con el B.U.P. terminado, la mili hecha y un poco de suerte, podías entrar a trabajar, por ejemplo, en un banco, así que, al ejército.... Estuve en la Escuadrilla de Honores y desfilé en muchas ocasiones delante del Rey Juan Carlos I y de Adolfo Suárez.  Viví muy de cerca, porque tenía guardia ese día, el 23F, día del golpe de Estado, dicen los entendidos que ese día nació verdaderamente la democracia.   

     Estando de guardia en la armería llegó sobre las 7 de la tarde el capellán, yo le saludé:
     -A la orden Pater.
     Él me dijo:
     -Ochoa, voy rápidamente a mi despacho, porque parece ser que hay unos terroristas en el Congreso. 
     A los 5 minutos salió el cornetín a tocar estado de excepción;  allí acudían soldados que yo no había visto en mi vida y a todos se les proporcionaba un arma. Imaginen ustedes a un crío de 17 años con un arma cargada y dando vueltas en un jeep alrededor del Congreso de los Diputados, ¡qué momentos de tensión! 

     Esa noche pasó a la historia como “la noche de los transistores”. La mayor parte de los españoles no consiguió dormir.  En ese momento, con esa edad, no tienes ni idea de la gravedad del asunto, ni de qué puede pasar, pero recuerdo como si fuese ahora mismo que mi madre me contaba, días después, la preocupación que tuvieron por lo que estaba ocurriendo.



      Ya en esos años, en cuanto surgía la oportunidad,  veníamos a Sonseca.   De esa época me acuerdo de las calles empedradas, del bar “La Bombonera” en la plaza de la Virgen, de las discotecas “El Greco y las 5J”.   Recuerdo perfectamente  en estas fiestas de San Juan, la destreza de los jóvenes subiendo la cucaña y como no, el encierro y las entrañables capeas donde Jacinto, Jesús “vinagre”, Valentín “el pillo” y Julián “el churrero”, entre otros, eran los maestros de espadas.

     Por aquel entonces ya jugaba en el equipo juvenil de fútbol de Sonseca. Recuerdo  aquel partido contra el Almagro con el campo a rebosar.  Enseguida me ascendieron al primer equipo del C. D. Sonseca con el que tuve la suerte de vivir el Ascenso a 3ª División, era increíble lo que movía el fútbol en aquellos años...,me acuerdo especialmente de los partidos contra el Mora, La Puebla de Montalbán, Los Yébenes o el C.D. Toledo, que ambiente se vivía...      En aquella época organicé el primer partido de fútbol femenino entre Sonseca y Mazarambroz: ¿lo recuerdan? En aquellos tiempos fue todo un acontecimiento.

      En esos años  yo ya vivía en Sonseca y trabajaba en el mazapán de temporada, en la fábrica DELAVIUDA, en la sección de las tortas imperiales.

     Profesionalmente mi vida no era un éxito, ni mucho menos... Recuerdo  que la abuela de mi mujer, la Sra. Petra, decía: “este muchacho va a estar limpiando la casa mientras que su mujer trabaja”.

     Al poco tiempo empecé a trabajar en Viriato como administrativo, pero como no veía mucho futuro, al cabo de un año me salí para trabajar en una Gestoría que pusieron en la calle de Los Remedios.   La cosa no funcionó muy bien, por eso llegué incluso a llorar alguna vez, pues no tenía claro mi futuro profesional. Pero aprendí mucho  de mis gestiones en Tráfico, Hacienda y la Seguridad Social. 

    
   Yo creo que toqué fondo y eso me hizo reaccionar. Tuve la suerte de conocer el mundo de los seguros de la mano de Winterthur, muchos de ustedes se acordarán; estábamos en el año 1989 y ahí sí que me volqué totalmente en mi trabajo.

     Desde ese momento, cambié totalmente y me hice una persona más responsable, ordenada y  trabajadora;  yo creo que de alguna manera me contagié del espíritu emprendedor y trabajador que tenía Sonseca en aquellos momentos, pero al mismo tiempo empezó una vida donde  la rapidez era lo que imperaba en ella: “trabajo, trabajo y más trabajo”.

     Enseguida me casé con mi mujer, Sagrario; rápido también vinieron nuestros hijos, José Luis y Elena. Casi todos los días, yo llegaba a casa del trabajo bien entrada la noche, porque en un pueblo tan trabajador como Sonseca, la noche era el mejor momento para visitar a mis clientes, muchos de ustedes se acordarán porque me recorrí prácticamente el pueblo entero; la verdad es que, a pesar del esfuerzo,  disfrutaba muchísimo porque esto me hacía conocer a más gente y tener más confianza con aquellos que ya conocía.  

     Aquellos años nos hicieron forjar unos buenos cimientos para construir el equipo que hoy formamos Correduría de Seguros García Ochoa, del que me siento profundamente orgulloso y satisfecho y con el que hemos podido superar la crisis tan profunda que asoló a nuestro país y especialmente a Sonseca.

     Cuando solo tenía 32 años de edad  me llamó el párroco D. Francisco Maganto, para decirme que si quería ser Administrador de la Virgen de los Remedios, yo no sabía qué era eso; así que le pregunté a Julián, mi suegro, y me dijo: “pero sí hombre, si eso es un honor grandísimo”. Así es que acepté.

     ¡Con un negocio al que dedicaba más de 12 horas al día, con dos niños pequeños y, encima, Administrador de la Virgen!, y para que no fuese nada fácil, ese año hubo cambio de párroco, vinieron monjas nuevas, y hubo cambio de alabarderos y de muñidor.

     A todo eso había que sumar mi afán emprendedor, mi entusiasmo, mi juventud, mi ilusión... Recuerdo que a los pocos días de mi nombramiento,  una mujer de unos 80 años  me preguntó:
     -Señor administrador, ¿me dejaría usted subir al Camarín de la Virgen?
     Aquella pregunta me llegó a lo más profundo de mi corazón y enseguida le contesté:
     -Faltaría más, usted seguro que tiene más fe que yo y yo no soy nadie para decirle que no, así es que, la ayudé a subir las escaleras y la dejé sola en el Camarín.

     Ella, muy agradecida y medio llorando de la emoción, me explicó  algo que yo ya sabía, que casi nadie podía subir allí. Desde ese instante tuve muy claro que aquello tenía que terminar y se tenía que abrir para todo el pueblo de Sonseca y, con algunas críticas, y no pocos impedimentos, me dije: “hay que abrir el Camarín, sí o sí”.  

     Así lo hicimos, abrimos el Camarín y con todo lo que había dentro guardado en cajas y con las banderas que se guardaban en casa del Administrador, decidimos hacer el museo para exponer en él todas las banderas, mantos y otras pertenencias de la Virgen. También arreglamos la casa de las monjas y reformamos la habitación de los alabarderos, se hizo el tejadillo de la puerta de acceso a la antesala de la ermita, intentando mantener la estética con la fachada principal y para terminar se restauró el Camarín.   Por si todo esto no era suficiente, publicamos, por primera vez, la lista de los apuntados para ser alférez, hicimos los estatutos del Patronato de la Virgen y conseguimos que volviese a ser festivo el día 8 de septiembre, día de nuestra Patrona, ya que llevábamos unos años en los que esa festividad se había eliminado.

     Créanme que no paramos durante los cuatro años que estuvimos al frente del Patronato, pero es  una obra que quedará siempre ahí para nuestro recuerdo y, sobre todo, para  disfrute de todos los sonsecanos.   Este año se cumplen 25 años de mi nombramiento como Administrador de la Virgen.

     Como digo, vivía con una actividad frenética e intensísima y  ponía muchísima energía,  pasión y esfuerzo en todo lo que hacía...  Creo que esta fue la causa de que  mi salud se empezase a resentir, fruto de ello empecé a padecer dolores crónicos de espalda, tuve  una operación muy seria de estómago y dos cateterismos, en los que me pusieron 5 stents cardiacos, salvando la vida, según los médicos, casi milagrosamente.

     No me era fácil cambiar mi forma de ser, por eso al poco tiempo acepté ser el  Presidente del Casino de la Concordia, pues no podía permitir que se cerrase y dejar que la ilusión de muchos jubilados por echar la partida todas las tardes se acabase, porque nadie se hiciese cargo del Casino.  En esta etapa, entre otras muchas cosas, celebramos el 115 aniversario de esta entidad legendaria y  lo que es más importante, las cuentas se dejaron en positivo con el apoyo de todos los socios.

   
   Puse mucha resistencia pero finalmente,  no tuve más remedio que adaptarme a  mi nueva vida y me dije: “tienes que cambiar o esto se acaba”. Por este motivo bajé el ritmo de vida y dediqué más tiempo a cuidar mi salud sin abandonar mi trabajo.   Afortunadamente y aunque no esté bien del todo, me encuentro mejor, por ello he vuelto a subir la intensidad de mi actividad diaria porque, gestionar una empresa con 13 trabajadores en los momentos actuales no es sencillo y hace falta dedicación, además me gusta mi trabajo y ser emprendedor.

     Este año que celebramos el 30 aniversario de Correduría de Seguros García Ochoa, he querido organizar un concierto especial, pensando en la Coral Polifónica Contraste, en la que canta mi mujer, consiguiendo el objetivo nada sencillo de que vinieran a cantar  Los Chicos del Coro de San Marc; porque me apetecía que Sonseca tuviese un espectáculo único. Los que asistieron podrán juzgar la calidad del espectáculo, pero el éxito de público fue rotundo con dos llenos absolutos en el Teatro Cervantes.


    
    Reflexionando sobre la historia más reciente de Sonseca, creo que  nuestro pueblo siempre supo adaptarse al cambio que supuso el  cierre de algunas importantes empresas y lejos de lamentarse o quedarse en la desolación, los sonsecanos se adaptaron y se pusieron a trabajar, conjuntamente con las que quedaban para superar esa situación y también se hicieron muchas pequeñas empresas que atendían las demandas de las más grandes y ...,¡madre mía, cómo lo hicieron;, seguro que todos recordamos las calles de Sonseca con sus motos y sus bicicletas, a la 1:00 h. del mediodía, cuando salían los trabajadores de las fábricas.

     Escuchando a pregoneros anteriores, muy acertadamente, nos advertían de la necesidad de adaptarnos al futuro, porque todo está cambiando muy rápido y lo va a hacer todavía a mayor velocidad en los próximos años. Por eso les digo, sobre todo a los más jóvenes, que tienen que prepararse y adaptarse a los nuevos tiempos. Ellos, mejor que nadie, saben las dificultades que hay y los cambios que se aproximan, pero que tienen la obligación de aprender de lo que Sonseca consiguió en un pasado no muy lejano, aprender del coraje, el esfuerzo, la dedicación, la ilusión, el amor propio,  la perseverancia, la constancia, el positivismo y la adaptación al cambio que este pueblo tuvo en su día y,  que yo creo, que han sido las señas de identidad de las gentes de Sonseca durante muchos años y de las que todos nos sentimos muy orgullosos.

     La Madre Teresa de Calcuta dijo: “A veces sentimos que lo que hacemos es tan sólo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota.”

       Admiro la solidaridad de Sonseca, como ejemplo, sirva decir que “somos uno de los pueblos que más donaciones de sangre hace en la provincia”, porque aunque sea sólo una gota de agua en el mar demuestra la sensibilidad y solidaridad de los sonsecanos.

       Pero, sobre todo, admiro a la buena gente, a la gente que suma, que ayuda, que se ilusiona, a las personas de buen corazón, a las personas que dan sin pedir nada a cambio... Esta admiración me lleva desde hace tiempo, aunque con menos frecuencia de la que me gustaría, a visitar a personas que pasan por alguna dificultad en su vida: una enfermedad, el fallecimiento de un familiar o simplemente porque son mayores y no salen de sus casas o están pasando una mala racha.   

     Hace tiempo tenía en mente ir a ver a Jacinto Martín, pero pasaban los días y no encontraba el momento. Cuando me pidieron que fuese el pregonero de San Juan pensé, “ahora sí que no hay excusa, tienes que ir a verle, porque ha sido la persona que más tiempo ha estado como Presidente de esta Cofradía”. Lo hice y pasé un rato maravilloso y entrañable con quien, fue Presidente de la Cofradía de San Juan durante 24 años; con quien se hizo el primer encierro (por cierto para que lo autorizasen, tuvieron que alegar a la autoridad competente, conjuntamente con Juan Francisco, el alcalde, en aquellos momentos, que era una tradición de Sonseca de siglos atrás), con quien se instauró  el bastón de San Juan y con quien se hizo la nueva imagen del Santo, en 1985. En definitiva, con quien impulsó junto con su directiva, según explica en su libro Manuel Ballesteros,  que la fiesta de nuestro querido Patrón tuviese cada vez más notoriedad en nuestro pueblo y que tan bien han sabido mantener y mejorar las directivas posteriores.

     También pude comprobar cómo han pasado los años por Jacinto y, sobre todo,  pude ver que cuando hablábamos de Sonseca, de nuestro patrón San Juan y de su Cofradía, Jacinto se emocionaba y brotaban con facilidad por sus mejillas unas espontáneas y sinceras lágrimas que denotaban la emoción, la nostalgia, el cariño y el amor que guarda dentro de su corazón.

     No quiero dejar pasar esta oportunidad sin contarles una historia real  que conocí no hace mucho tiempo. Un miembro de una ONG visitó un campo de refugiados  y se sintió muy apenado cuando vio las condiciones en las que vivían aquellas personas y las dificultades tan grandes que tenían, reparó en una madre y en su hija y pensó: “tengo que darles lo que necesiten”, así es que a través de un intérprete les dijo que le pidieran lo que quisieran, que él sería como su hada madrina y se lo concedería. ¿Saben ustedes lo que pidieron? La madre, agua potable para poder beber durante 15 días; y la hija, de 14 años, poder darse una ducha de agua caliente. Por eso les digo:  “cada vez que nos sintamos mal, que no tengamos fuerzas, que las cosas no nos vayan como queremos, por favor, en esos momentos, tengamos presente que hay personas que lo más importante que le piden a la vida es tener agua para beber y poder darse una ducha de agua caliente”.   Les puedo asegurar que esta reflexión me la hago muchísimos días.

     Por este motivo les pido que disfrutemos y valoremos todo lo bueno que la vida nos da cada día, que seamos mejores personas, que seamos solidarios y que ayudemos a los demás.


    
    Me siento muy orgulloso de Sonseca y de haber nacido aquí, también me enorgullezco de todo lo que los sonsecanos hemos conseguido a lo largo de nuestra historia, de cómo somos, del espíritu que yo llamo del “Cross del mazapán”, acogedor, abierto, cariñoso; de ser un pueblo emprendedor, trabajador, luchador, del esfuerzo que siempre han realizado sus gentes, de las muchísimas ofertas culturales y deportivas que tenemos, de ser uno de los pueblos con mayor número de asociaciones..., y de tantas y tantas cosas.  

     Sonsecanos, disfrutemos al máximo porque estamos de fiesta, es la fiesta de nuestro patrón San Juan Evangelista y tenemos que sentirnos afortunados por poder participar en ella. 



     Disfrutemos  de todas y cada una de las actividades que la directiva de San Juan y el Ayuntamiento de Sonseca han preparado con tanto cariño y esmero: de los juegos infantiles,  de la cucaña, de la luminaria, de la pólvora, del chocolate, los bizcochos, los churros y la verbena,… Disfrutemos con nuestros amigos y con nuestra familia, acompañemos  a nuestro Patrón en la procesión,  tengamos un recuerdo para todos aquellos que vivieron esta fiesta con nosotros y  sintámonos privilegiados por tener la suerte de vivir en un pueblo como Sonseca.

        ¡¡Viva San Juan Evangelista!!   ¡¡Viva Sonseca!!

       Un abrazo a todos y muchas gracias.

                               José Luis García-Ochoa García




CONTINUARÁ

Puedes rebuscar en los siguientes apartados:

EL OTRO tiempo DE UN PUEBLO...

DE BUEN NACIDOS ES...


Gracias amigo visitante por compartir este paseo por esta singular visión de mi pueblo, fruto de inquietudes recopiladoras desde...

Gracias, por ocupar parte de su tiempo en descubrir estos retazos, fragmentos, pinceladas de un laborioso pueblo como Sonseca, que ha demostrado a lo largo de su Historia saber superar con inteligencia creadora y ejecutiva las circunstancias más desfavorable.

Gracias, por leer y observar mis "entradas" metidas a golpe de corazón, como intuyendo lo que nos une y nos anima a seguir ampliando nuestros límites personales afianzando lo que somos y de donde venimos.

Disculpas por las erratas que siempre lleva un texto escrito aunque se haya realizado con lo mejor que uno ha aprendido.
























































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































Seguidores