lunes, 31 de mayo de 2010

Ermita de la Virgen de los Remedios


LA ERMITA DE LA VIRGEN DE LOS REMEDIOS,
sencilla DESCRIPCIÓN

  Fue levantada sobre la antigua ermita de San Benito hacia la mitad del siglo XVI y restaurada en el siglo XVIII con claras influencias barrocas.

  Esta fotografía, de hacia el año 1885, es la más antigua encontrada de la ermita de la Virgen de los Remedios


   Siempre ha estado situada en los extramuros del pueblo hasta mediados del siglo XX que fue rodeada de casas.

Esta fotografía de la década de los años 60 se comercializaba en formato de postal.

   Ahora, la plaza que le precede, se han constituido en el punto de encuentro más habitual de la vida de Sonseca.
   Exteriormente es de mampostería enfoscada menos el muro Este, construido de aparejo toledano. La cubierta de la capilla mayor tiene chapitel de pizarra, ocho huecos de medio punto en los paños de la linterna y pequeños contrafuertes entre ellos. Sobre las ventanas de medio punto hay dibujos diferentes en sus laterales, entre ellos la fecha de 1743.



  Tiene tres puertas de acceso: 
  La puerta principal, al Sur, es adintelada de piedra con jambas de ocho piezas que rematan en capiteles y dintel adovelado con clave resaltada. Un amplio portal a tres aguas con cubierta de madera la resguarda soportado por pies derechos con basas cuadradas. Se usa para la entrada diaria de fieles a su interior.


Fotografía de la ermita después de la última remodelación de la plaza. 
   La puerta de madera se cierra con una falleba de forja muy artística por su interior.



   Otra, da acceso a la antesala, al museo, a la casa del santero y al corral, que fue cementerio en varias ocasiones, con dependencias anejas alrededor, una de las cuales se ha usado para escuela.

 
   La tercera puerta, la trasera, da acceso a la ermita por el Oeste, está adintelada, sobre pilastras de una sola pieza, capiteles sencillos, da paso al coro bajo con arco carpanel. Sólo se abre para el paso de los fieles el día de la Patrona en el Ofrecimiento



Puerta trasera o del oeste, sólo se abre el día 8 de septiembre, día de la Virgen

   La ermita tiene unas dimensiones poco habituales por su amplitud, de longitud, 20,5 metros y 5,70 de ancha. Está dividida en cinco tramos separados por “pilastras” con capiteles corintios y entablamento corrido decorado con ménsulas.


   
   El tramo de la puerta de entrada del Oeste, corresponde al coro, en alto y a un pasillo por el que entran los oferentes el día 8 de septiembre. La cubierta es una bóveda de medio cañón decorada al estilo rococó en los lunetos y los arcos fajones, así como en la clave de cada tramo, a base de rosas y motivos geométricos. La misma decoración se continúa en el coro alto y en el bajo, cubierto con bóveda de cañón muy rebajado, al que se accede por un arco carpanel del ancho de toda la nave.


   Una artística reja de hierro separa la nave de la capilla mayor, que sigue apilastrada como la nave. Se cubre con una bóveda elíptica a base de unos arcos laterales muy anchos.

   En sus pechinas, unos medallones pintados con los cuatro evangelistas dan el toque de color a la cúpula decorada geométricamente y al cimborrio de pilastras con linterna.




   A la derecha, una puerta comunica con las dependencias del santero. Al frente, el altar con la Virgen de los Remedios protegida por una hornacina con cristal en el centro, custodiada por las imágenes: de San Ildefonso, patrón de Casalgordo y San Pedro. La efigie actual de la Virgen no es la primitiva, aunque es muy parecida, ya que ésta fue destruida en la Guerra Civil. La que ahora podemos contemplar fue tallada por un escultor madrileño, sirviéndose para ello de unas estampas o fotografías de sonsecanos. Sólo se le ve la cara morena y las manos, de talla pequeña, todo repleto de riqueza; sobre su cabeza lleva una rica corona, y su ondulada cabellera está cubierta con un fino velo de tul. 


Virgen de los Remedios, Patrona de la villa de Sonseca 

   Va vestida con un rico manto, no siempre es el mismo, depende de las diferentes ceremonias. Se pueden observar en su museo.
   Junto a su pecho nos muestra al Niño Jesús, de tamaño muy pequeño y cara morena como Élla; a sus pies la media luna. Un trono de plata soporta la imagen con cuatro angelitos cuelgan en la parte interior sujetando unas cadenas de oro. Remata la parte superior otro pequeño trono circular con la figura de Dios Padre dentro de él con la bola del mundo y la cruz.


   El retablo de estilo barroco fue construido por Antonio Moraleda en los años 1940 y 1941, destacando su color dorado. Realizó una pequeña colaboración Francisco Peces Muñoz
   Una pequeña puerta comunica con la sacristía y el camarín de la Virgen, que merece un capítulo a parte.
   Sus paredes dadas de yeso y escayola fueron doradas en los salientes de sus adornos, en capiteles y cenefas con pan de oro en la restauración de 1990.
   Varias lámparas cuelgan de la bóveda, regalos de fieles sonsecanos a lo largo del tiempo.



Fachada norte de la ermita, calle Los Rojas; la menos conocida.
  "Mis padres siempre vivieron
muy cerquita de tu ermita
por eso siempre mi padre
para dirigirse a la Virgen
con toda devoción,
él la llamaba vecina.
   Cuando llegaban a tu ermita
se dirigían a tu altar
y se hincaban de rodillas
para ponerse a rezar
y murmurando decían:
¡Virgen nuestra, protégela!"
                       Gregoria Sánchez Valentín-Fdez
Dos estrofas del
Tercer Premio del XIII Certamen de Poesía 2005

Puedes rebuscar en los siguientes apartados:

EL OTRO tiempo DE UN PUEBLO...

DE BUEN NACIDOS ES...


Gracias amigo visitante por compartir este paseo por esta singular visión de mi pueblo, fruto de inquietudes recopiladoras desde...

Gracias, por ocupar parte de su tiempo en descubrir estos retazos, fragmentos, pinceladas de un laborioso pueblo como Sonseca, que ha demostrado a lo largo de su Historia saber superar con inteligencia creadora y ejecutiva las circunstancias más desfavorable.

Gracias, por leer y observar mis "entradas" metidas a golpe de corazón, como intuyendo lo que nos une y nos anima a seguir ampliando nuestros límites personales afianzando lo que somos y de donde venimos.

Disculpas por las erratas que siempre lleva un texto escrito aunque se haya realizado con lo mejor que uno ha aprendido.
























































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































Seguidores