domingo, 24 de marzo de 2013

DESCRIPCIÓN DE LA ERMITA DE LA VERA CRUZ

Fotografía de la década de los 80 del pasado siglo
Planta, su interior, su exterior, pórticos, pinceladas históricas...


La ermita y la fábrica de harinas formaban parte del mismo solar.
  Su planta está formada por una larga, aunque estrecha nave central terminada en una capilla cuadrada más ancha que hace de cabecera y de crucero, y a la que se une la pequeña sacristía.



 Lo más característico de su interior son sus techumbres abovedadas de madera en forma de artesa de estilo mudéjar, con su correspondiente almizate (techumbre de madera paralela al suelo) y las alfardas (faldones laterales oblicuos al suelo), así como algún detalle decorativo en la cabecera como es la cruz mudéjar, realizado con la técnica de par y nudillo.



  Es el exterior, la parte más decorada con dos pórticos de entrada, uno frontal, más antiguo, de medio punto enmarcado al gusto clásico y con buenos aparejos de sillería, con una decoración que se limita a nueve fuertes dovelas de piedra, con una rosa labrada en cada una de ellas y una inscripción que dice: EN LA CRUZ NOS DIO DIOS LA LUZ".
  Con poco que observemos esta decoración clásica y las rosetas que decoran el arco, nos daremos cuenta que son del mismo estilo que las existentes en el intradós del arco toral de la iglesia parroquial, claramente identificadas con el estilo del gran arquitecto Alonso de Covarrubias, por lo que no sería de extrañar que el cantero que realizara la obra siguiera alguna instrucción del arquitecto o simplemente se limitara a imitar su estilo, que ya existía en la iglesia parroquial.



  El otro pórtico lateral de la fachada sur, más tardío, es también de medio punto y enmarcado igual que el anterior. Tiene como elemento decorativo dos cruces de la Sta. Cruzada y una pequeña hornacina vacía y enmarcada con dos ménsulas, que también es típica de Covarrubias, con una inscripción que nos indica cuando se terminó de construir el templo:
"IN HOC SIGNO VINCES (con este signo vencerás) Año de 1564". Frase que fue revelada por Dios al emperador romano Constantino en la batalla de Puente Milvio, año 313 en que venció a Majencio. A raíz de esta victoria, el cristianismo se extendió por el Imperio Romano.



  Esta puerta lateral fue llamada "la puerta del sol" pues el 27 de diciembre de 1584 un solador de Toledo llamado Juan Gutiérrez se comprometió ante los mayordomos de la Cofradía de la Vera Cruz a "...solar de ladrillo raspado y cortado la ermita de la dicha cofradía de la Vera Cruz deste lugar, toda la capilla y el cuerpo de la iglesia hasta donde llegaren cuatro mil ladrillos, de manera que alcance a solar hasta la puerta del sol de la dicha ermita de manera que quede solada toda la dicha portada",  y con las condiciones siguientes: En primer lugar, se establecía que la obra fuera bien hecha "... a vista de maestros y oficiales que de ello sepan...".
En segundo lugar, se establecía que los ladrillos fueran del tamaño que pudiera tener un palacio, o los que escogieran los mayordomos. También se estipulaba que los ladrillos debían estar "...bien cocidos e sazonados e de buen barro y sin cantos...", y deberían comprarse en las tejeras de Toledo.
  Otra cláusula especificaba que las obras se entregaría el miércoles de ceniza de 1585. También se  estipulaban otras condiciones como eran que la cal correría a cargo del cabildo, pero el agua lo pondría el solador. El dinero que le darían para comprar los ladrillos sería de 2.000 maravedis por cada mil ladrillos, y al solador le pagarían 6 maravedís por cada ladrillo que pusiera. Por último, se especificaba que si el cabildo quisiera acabar de solar la Ermita sería con estas mismas condiciones, pero avisando al solador 20 días antes del citado miércoles de ceniza.
  No sabemos porqué, en principio, se contrató no solar toda la Ermita, pero pensamos que pudo ser causado por la escasez de dinero, o bien, porque esperaba el cabildo ir viendo como se realizaban las obras. Lo cierto es que esta noticia nos confirma, aún más, la datación de la construcción de la Ermita de la Vera Cruz en estos años, desde 1560.


Fotografía cedida por Clementa Romero
  Durante el siglo XVII, se intensifica en España el espíritu de la contrarreforma intentando mover con retablos e imágenes la sensibilidad del creyente. Es así como surge la imagenería escultórica española para pasos procesionales de Semana Santa. Ello explica la construcción del magnífico retablo barroco instalado en la Ermita en 1673 con la imagen del Cristo de la Vera Cruz y que en ese año fue pintado y dorado, según consta en el contrato, fechado el 31 de mayo ante el escribano, entre el Artista y dorador de Toledo Manuel Gómez y Magdalena Matheos, viuda de Matheo Rosado. En él se estipula que las gradas de debajo de dicho retablo se dorarían y estofarían con "...cogollos de punta de pincel de diferentes colores, En la caja del Santo Cristo se ha de pintar en el respaldo un Jerusalén, y en los dos de dicha caja se han de pintar unos niños con los atributos de la pasión. Y en las callejas pequeñas de dicho retablo se ha de hacer un brocado sin oro. Y todas las fronteras que arriman a las cajas con dicha cornisa se han de dorar, y todo ha de ser de oro bruñido en hundido. Y en los tableros de encima de las cajas pequeñas se han de hacer dos lienzos de pintura en la una con el Descendimiento de la Cruz, y en la otra el Entierro de Cristo, adornado todo con las figuras necesarias...". Y continúa el contrato relatando que "... los lados del retablo se han de hacer de dos o tres colores...". También se estipulaba que se comenzaría la obra a partir de los quince días del contrato,  que se le pagarían 1.500 reales en tres plazos, al comienzo, a la mitad, y a la finalización del trabajo.
  Las demás cláusulas se refieren a la forma de hacer estos pagos y al incumplimiento del contrato.
  Este retablo fue el que desapareció junto con la imagen del Cristo con la Cruz a Cuestas, y con otras imágenes que existían en la Ermita del Cristo, siendo quemados durante la Guerra Civil el 4 de agosto de 1936.



  La imagen actual es más erguida y con el rostro más sereno e inexpresivo que la imagen desaparecida, sin embargo, su rostro nos muestra gran bondad.



  Tras la guerra se adquirió un retablo más pequeño y también barroco semidorado, que se trajo desde Ocaña y retocado por carpinteros sonsecanos. Es el que preside la Ermita actualmente.
  Texto escrito por Francisco Gil Gallego y publicado en el folleto editado por la cofradía del Cristo y el Ayuntamiento de Sonseca titulado HISTORIA DE LA ILUSTRE COFRADÍA del Santísimo Cristo de la Vera Cruz.

Puedes rebuscar en los siguientes apartados:

EL OTRO tiempo DE UN PUEBLO...

DE BUEN NACIDOS ES...


Gracias amigo visitante por compartir este paseo por esta singular visión de mi pueblo, fruto de inquietudes recopiladoras desde...

Gracias, por ocupar parte de su tiempo en descubrir estos retazos, fragmentos, pinceladas de un laborioso pueblo como Sonseca, que ha demostrado a lo largo de su Historia saber superar con inteligencia creadora y ejecutiva las circunstancias más desfavorable.

Gracias, por leer y observar mis "entradas" metidas a golpe de corazón, como intuyendo lo que nos une y nos anima a seguir ampliando nuestros límites personales afianzando lo que somos y de donde venimos.

Disculpas por las erratas que siempre lleva un texto escrito aunque se haya realizado con lo mejor que uno ha aprendido.
























































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































Seguidores