jueves, 7 de julio de 2011

Don Martín, misionero sonsecano, muere en Tucumán (Argentina)


"Trabajar para Dios no tiene horario"


Solía decir DON MARTÍN MARTÍN MARTÍN-TERESO, sacerdote sonsecano.
Misionero en Tucumán, Argentina, fallece en la paz del Señor el día 25 de junio del 2011 en el Sanatorio Galeno de esa ciudad de un infarto cardiaco.

Nace en Sonseca (Toledo) el 11 de noviembre de 1923, festividad de San Martín de Tours, patrono de Buenos Aires.
Se cría en una familia de once hermanos, de los cuales cuatro son religiosos, dos hermanas monjas en España y dos sacerdotes (él y el padre Víctor, también en Tucumán, en la parroquia Nuestra Señora del Valle).

Ingresa en el Seminario menor de Toledo y termina teología cursando el último año en el Seminario diocesano de Salamanca como aspirante de la Hermandad Sacerdotal de Operarios Diocesanos.

 Es ordenado sacerdote en el Seminario Menor de Toledo el 11 de junio de 1949 de manos del obispo auxiliar de Toledo, Mons. Eduardo Martínez González.
  Su primer destino lo tuvo en el Seminario menor de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), siendo prefecto. A continuación es enviado a Segovia, como vicerrector del Seminario Diocesano.


Montevideo, capital de Uruguay es su primer destino en Hispanoamérica.
  En 1953 hace un largo viaje hasta América del Sur.Es destinado, como capellán, al Colegio del Sagrado Corazón de Montevideo, donde permanece dos años. Enviado a Tucumán, desde 1958 a 1966, ejerce como prefecto y 
profesor del Seminario menor.

  Cada cinco años vuelve a su Sonseca, en invierno, verano en Argentina, de vacaciones. Lo hace en barco y tarda en el viaje entre quince y veinte días.
  Marcha tres años al Seminario de Petrópolis (Brasil) y vuelve a retomar sus labores en Tucumán entre 1969 y 1972. Los cuatro años siguientes ejerce como vicerrector del Seminario mayor.
  Desde 1976 a 1983 realiza su labor pastoral en la capital Argentina, Buenos Aires, residiendo en la casa de Nicasio Oroño.


San Miguel de Tucumán, es su último destino y definitivo.

  En 1983, regresa definitivamente a San Miguel de Tucumán. Después de dos años como administrador del Seminario mayor, ejerce hasta 1992 como Director espiritual.
  En 1993, es nombrado vicario parroquial en Nuestra Señora de Montserrat de Tucumán, donde el ministerio del P. Martín ha desbordado los límites parroquiales al servicio del Movimiento Familiar Cristiano, de Cursillos de Cristiandad, en el Servicio Sacerdotal de Urgencia, en diversos Colegios parroquiales, en la cárcel de Mujeres, etc.
  Su vida por aquellas tierras ha sido una permanente entrega a los demás, llevando alegría por todos los hogares y consuelo a los enfermos y olvidados.
Como el P. Martín decía " para dar ánimo hay que imitar la bondad de Jesús, que aun de los males saca bienes, así como de la crucifixión salió la redención." Ha sido un Testigo fiel del Amor de Dios a los hombres.
  De una entrevista que le hicieron en una revista misionera de Tucumán selecciono algunas de sus respuestas para que podamos apreciar su sencilla, humilde, entrañable y cercana personalidad.

  Muchos lo consideran un santo. O al menos están convencidos de que el padre Martín Martín Martín, (Martín al cubo, como el solía decir) goza de alguna "protección" especial para seguir andando en bicicleta a los 83 años sin que nada malo le pase. Los vecinos de la parroquia de Monserrat se afligen al verlo llegar pedaleando con la sotana al viento, en plena noche, para visitar a sus enfermos. "Trabajar para Dios no tiene horario, suele decir" "¿No tiene miedo de caerse?, le preguntan a menudo. "Fíjate, que el otro día me he caído dos veces, pero me he puesto contento. Hay un refrán que dice que el burro es el único animal que no tropieza dos veces con la misma piedra. Pues quiere decir que nos soy burro", contesta sonriendo con esa tonada española.
  El padre Martín recorre los barrios en la vieja bicicleta que le regalaron (ya usada) cuando a él le robaron la suya. "Pobrecito, cómo debe ser que la necesitaba!", exclama pensando en el ladrón, cada vez que se acuerda. Pero en seguida aclara que no fue un robo: "apenas me di cuenta de lo sucedido se la regalé, para que Dios no lo cuente como pecado", agrega frunciendo el ceño.
  Ya está jubilado, pero sigue trabajando como hace 58 años, cuando se ordenó sacerdote. Como es tan inquieto, en su escaso tiempo libre, fabrica rosarios con semillas de achiras que crecen en su jardín y les pone cruces de madera que él mismo talla. Tiene la costumbre de regalar los rosarios bendecidos y también "rezados", aclara.

Y un compañero decía de él al conocer su muerte:
  Tuve la suerte de conocer al Padre Martín desde aquel 1993 hasta sus últimos días, fue muy triste la noticia del sábado, triste porque se nos fue una Gran Persona, Excelentísima, Un grande, Humilde, Generoso, Lleno de Amor... Una persona que jamás se negó a una ayuda, a unas palabras de aliento, nunca tuvo una muestra de pereza. Caminó por todo Tucumán brindando tanto amor, tanta generosidad.
  Lo vamos a extrañar mucho Muy pocos sacerdotes tienen esa entrega total como la de él. Fue único, como lo decimos en Tucumán y con total seguridad, ¡¡es un Santo!!
  Nos trasmitía paz, cada encuentro con Él era algo hermoso, algo placentero de compartir, contagiaba todo el amor, respeto y admiración hacia Dios y la Virgen María, predicaba de manera única, era un gran soñador, un luchador.
  Padre Martín Martín muchísimas gracias por tanto Amor, muchísimas gracias por todos los momentos de tú vida...

  EN SONSECA
  Hemos tenido la oportunidad de disfrutar de su compañía, encuentros, charlas, Eucaristías, visitas a enfermos.... en su querido pueblo. Además, te podía arreglar cualquier aparato que encontrara y no funcionaba.


        Don Martín con unos amigos en la presa romana de Valhermoso de Sonseca 
   También le hemos visto circular encorvado por nuestras calles montado en una vieja bicicleta o por la carretera, camino de Arisgotas a visitar a un pariente.
  Participaba en las celebraciones de Fray Gabriel atento a lo que acontecía, y emocionado en las Misas a nuestra Patrona, la Virgen de los Remedios. Acompañaba en las procesiones y en cuantos actos religiosos o profanos pudiera estar, siempre viviendo su pueblo con mirada atenta cual si fuera un niño, en especial los tradicionales, como el baile de la bandera de los Alabarderos...

Día de San Agustín, 28 de agosto, viendo como baila la bandera
de la Virgen el alférez de la Compañía de Alabarderos.
  ¿Quién no ha recibido de él su cariño en los rosarios que daba o en las ranitas y palomitas que hacía de ese papel que encontraba en cualquier sitio para después transformarlo en algo bello?
  Hoy que damos gracias a Dios por su vida y que recordamos lo que tanto nos dio es posible afirmar que en el regalo de esas palomitas nos estaba dando el Espíritu de Dios, del que era un genuino Testigo.

Descanse en Paz Martín Martín Martín-Tereso. No te olvidamos y pide por todos nosotros los sonsecanos.  Este articulillo, homenaje a Don Martín ha sido posible al trabajo de J. L. López Pérez.


Puedes rebuscar en los siguientes apartados:

EL OTRO tiempo DE UN PUEBLO...

DE BUEN NACIDOS ES...


Gracias amigo visitante por compartir este paseo por esta singular visión de mi pueblo, fruto de inquietudes recopiladoras desde...

Gracias, por ocupar parte de su tiempo en descubrir estos retazos, fragmentos, pinceladas de un laborioso pueblo como Sonseca, que ha demostrado a lo largo de su Historia saber superar con inteligencia creadora y ejecutiva las circunstancias más desfavorable.

Gracias, por leer y observar mis "entradas" metidas a golpe de corazón, como intuyendo lo que nos une y nos anima a seguir ampliando nuestros límites personales afianzando lo que somos y de donde venimos.

Disculpas por las erratas que siempre lleva un texto escrito aunque se haya realizado con lo mejor que uno ha aprendido.
























































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































Seguidores