sábado, 16 de noviembre de 2013

HACE POCO MÁS DE 35 AÑOS EN LA PRENSA PROVINCIAL SE ESCRIBÍA ASÍ DE SONSECA

LA VOZ DEL TAJO    26  de abril de 1978
SONSECA AL TRASLUZ  
Textil, madera y dulces
   A la una y media de la tarde, entrando por la carretera que llega desde Navahermosa o Mazarambroz una fila interminable de obreros se dirige hacia sus casas para tomar la comida. Salen de una fábrica de muebles situada a la izquierda de la carretera y en sus caras no se lee ni cansancio, ni fatiga, ni peso de la vida, aunque posiblemente lo lleven por dentro como todos los obreros de este mundo. Van a comer y sonríen, o dicen chascarrillos, o se despiden hasta luego antes de desperdigarse y desaparecer por la puerta de cada hogar.
   Estamos en Sonseca, pueblo toledano. La escena, común en cualquier pueblo del norte de España, llama la atención en esta provincia, donde son escasos los pueblos industriales.
   No hay carteles triunfalistas con un bienvenido a la ciudad del mazapán, el mueble y la madera; o, bienvenidos a la Manresa toledana, enclave del textil. El pueblo recibe llanamente, sin altisonancias, con la llanura de sus tierras verde primavera y sus hombres dados al trabajo y al sudor.


Ayuntamiento de Sonseca
  Y sin embargo, aunque no haya retórica, en este pueblo toledano se está escribiendo, entre páginas dulces y amargas, una de las historias más increíbles de la provincia de Toledo, provincia pobre y abandonada por la industria y el capital.
   - Por lo pronto -nos dice un vecino- apunte que aquí el noventa por ciento somos obreros y solo el otro diez por ciento trabajamos en el campo.


A. R. y C. La Concordia o popularmente Casino de los Pobres desde la torre de la Iglesia
   Estamos en el Casino de los Pobres y al oír estas palabras miramos los ojos de cuatro amigos que nos rodean; en sus miradas se puede ver que comprenden perfectamente lo que estos porcentajes significan.
   A Sonseca no hemos venido a hacer un reportaje triunfalista. Aunque caminando por las calles hayamos apuntado los nombres de sus hijos ilustres, aquellos que pusieron las raíces en este pueblo. Algunos médicos, entre ellos el beato Fray Gabriel de la Magdalena, misionero en tierras niponas y muerto en la hoguera en Nagasaki. Hemos venido para ver como vive la gente en este momento.
   - Se lo digo yo, y puede estar seguro, aquí lo único bueno, lo que realmente vale en este pueblo es la juventud. Una juventud que ha logrado, sin ayudas de ninguna clase, construir una pista de baloncesto digna de todo elogio. Que lleva la cultura del pueblo,  se mueve, se proyecta y que sabe lo que quiere.
   Me está hablando un joven. Católico se define y con ganas de hacer algo por los demás. Añade:
- Naturalmente hay muchos que no están de acuerdo conmigo. No me importa. El futuro es de los jóvenes. Los jóvenes son los únicos capaces de cambiar la andadura de este pueblo en el que más cuenta es el dinero que ha costado mucho sudor almacenar y se tiene un terror inmenso a perder".
   La juventud, protagonista en Sonseca de la cultura, se ha tomado la molestia de no reducir su inquietud a vana palabrería.
   Ellos, trabajando en los ratos libres, han hecho un polideportivo y ellos, con cineforums, rifas, excursiones, bonos, rastros y otra serie de programas piensan construir una Casa de la Cultura que cuesta 20 millones de pesetas, de los que solo tres vienen por cauces oficiales.        Para que palpe con mis manos que esto es una realidad, me entregan el programa del II Ciclo de Cineforum 78, con películas como "Un hobre para la eternidad", "Proceso de Jesús", "La Raulito", "Viridiana", "Furtivos", "Quridísimos verdugos" y "Canciones para después de una guerra". 



   Un programa comprometido que se paga con bonos de 250 pesetas.

EN LA RUTA DEL MAZAPÁN
Estos jóvenes sonsecanos son los hijos de aquellos otros que al final del siglo pasado se alzaron con el privilegio de preparar la repostería de la Casa Real.
   Aunque el mazapán eche sus raíces más allá de los tiempos de las guerras carlistas y de la invasión napoleónica (hay quien sostiene la teoría de que el mazapán es una golosina de la molicie árabe, y hay quien piensa que tiene sus orígenes en las despensas de un convento de clausura), - el renacentista Sonseca del retablo de la Iglesia parroquial- fue un francés el que llevó la repostería y exquisitez. De él aprendieron los maestros sonsecanos que todos recuerdan: Julián Rodríguez, el mozo que no podía soportar el calor de los hornos, pero sabía copiar a la perfección las figuras del maestro francés en la calle Tetuán de Madrid que a su vez se lo transmitió a Luis Donaire, Manuel Gómez-Tavira...
   Las grandes fábricas que en Sonseca se dedican al mazapán y a las golosinas, dulces, ahora están casi paradas. El mazapán es industria estacional. Las primaveras y veranos se aprovechan para ampliar las plantas de las fábricas con vistas a la próxima temporada. En esta año crisis, los ingresos de los mazapaneros han debido de ser fabulosos porque las dos mayores fábricas, Donaire y Delaviuda están ampliando instalaciones.


Antigua confitería de E. Alguacil.
 El periodista ha podido probar sin embargo las delicias de la industria casera. La señora María -creo que se llama María, la señora que tiene la confitería en la plaza, junto al paseo y cerca del Ayuntamiento nos dio a probar, recién hechas unas "Marquesitas" deliciosas. 
   - Almendra pura y azúcar, hijo. Y la mano de la casa.
    Nos dicen que lo mejor es tomarlas por la mañana con leche, pero, la verdad, también están fabulosas con el vinín que nos sirve, allí mismo, en la tienda, la buena señora.

TEXTIL Y MUEBLES
   Para intentar calar un poco más en la vida de Sonseca hay que dejar de lado el lugar común del mazapán y darse cuenta que las siete mil personas que aquí viven de la industria dependen en un porcentaje muy alto del textil y la madera.
   - A parte las fábricas, cada casa es un taller. Los que no trabajan en Moraleda, Viriato o Ruedas, tienen pequeños talleres que producen para estas grandes fábricas.


La fábrica de muebles A. Moraleda llegó a contar con casi 400 obreros.
   Estas dos afirmaciones, las centrales de las que hemos recogido al hablar con algunos vecinos de la localidad tienen su lado menos brillante: los talleres caseros o industrias artesanales a veces se mantienen y se fomentan para evitar las cotizaciones a la Seguridad Social.
   Los sueldos no son muy altos. Entendidos en la materia nos han confirmado que hay muchos obreros que ganan 12.000 y 15.000 pesetas. 
   Los patronos, nos han comentado, se benefician de una situación de falta de cultura y de mano de obra excedentaria. En el textil, por ejemplo, los sueldos están muy por debajo de los de Cataluña.
   Sonseca da trabajo no solamente a sus habitantes sino también a los de Ajofrín y Mazarambroz. En realidad tampoco es así exactamente. Sucede que los jóvenes de ese para de pueblos empiezan a trabajar en Sonseca de aprendices y después cuando ya son mayores, saben el oficio y se casan, viven la población sonsecana.
   A pesar de la crisis general que vive la industria y la economía nacional, Sonseca no parece haber sufrido mucho el delicado momento.
   - Las facturaciones -nos aseguran-  no han bajado. Hay miedo, pero es miedo psicológico. No es un miedo que se fundamente en cifras.

PARTIDOS, AYUNTAMIENTO Y ASOCIACIONES
   Las últimas elecciones en Sonseca arrojaron un retrato fiel de lo que fueron los resultados en el resto de España. Primero, el Centro; socialistas, comunistas y aliancistas después y por este mismo orden.


   Pero en realidad, los únicos que están organizados en el pueblo son los socialistas y los comunistas. El PCE se lleva la palma en este aspecto aunque los votos no se correspondan con la capacidad de movilización que tiene el partido.
   Llegamos al Ayuntamiento de Sonseca a las seis de la tarde. En el despacho del alcalde no hay nadie, aunque si se ven empleados en las oficinas de la izquierda, según se entra por la puerta. Así pues, no pudimos comentar con el alcalde algunos problemas que nos habían planteado en la calle, especialmente D. Vicente Sánchez Romero, presidente de la Asociación de Vecinos.
- Seamos concretos. Aquí hay una casa, por lo menos una, que tiene termitas. Lo denunciamos al ayuntamiento, y nada. La pavimentación es desastrosa en algunas calles. Las últimas que se han cementado se han quedado rugosas y deficientes. Hay perros callejeros. Fachadas en estado de descomposición y otras deficiencias. Se han denunciado al ayuntamiento, y nada. 


Los autobuses Alegre tenían su parada en la Plaza de Juan Carlos I
   Menos mal que, al menos, hemos logrado que se suspendiera un coche de la empresa Alegre que hacía el trayecto Toledo-Sonseca y estaba en condiciones imposibles de describir. Menos mal. Algo es algo, porque si continúo con la retahíla tengo que decir que hay agua un día sí y otro no. ¿Por qué? Porque las arterias están están hechas para que soporten tres grifos por calle. Y, gracias a Dios, hay más de tres grifos. Añadiré que el señor alcalde tiene una red de tendido eléctrico de alta tensión que debería ir por debajo de tierra y va por donde a él le conviene. Algún día moriremos achicharrados. En las Casas de la Caja existe un problema de saneamiento, también denunciado, que no quieren arreglarlo. Y así todo. Hace algún tiempo quisimos hacer algunas mejoras y se lo dijimos al ayuntamiento. No hicieron ni caso. Ahora son ellos los que vienen a pedirnos que vayamos con ellos a pedir créditos para esto y lo otro. Una última: que nadie sabe donde ha ido a parar un pellizco de dinero de la empresa que alquiló la plaza de toros durante las fiestas del pasado año pagó con un talón sin fondos. Creo que se nos debe una explicación; pues nadie la da".

Y HAY AMERICANOS
   Puede creer el lector que con lo que llevamos dicho ya está dicho todo en torno a Sonseca. Pues, no. Hemos hablado del Casino de Ricos y del Casino de los Pobres, del ayer y del hoy, de la industria y la agricultura, pero no hemos dicho nada de la iglesia en Sonseca. 
- Hay aquí unos curas que son majísimos.
Ni hemos hablado tampoco de los americanos.
   En Sonseca hay americanos, o sea, que hay una base o algo por estilo. Unos miles de metros alambrados en los que nadie sabe qué se hace. Ni si hay allí bombas atómicas o de neutrones. Los empleados de la "base" no hablan con el pueblo. Si alguien intima con ellos, los cambian rápidamente. Solo hay un sonsecano que vive habitualmente allí.


Base sismólógica de los "americanos" en 1978
   Ese señor nos siguió por las calles para ver quienes éramos. Fuimos a la "base" a sacar unas fotografías. Nos vio un yanky. Este avisó inmediatamente al jefe. El jefe buscó al sonsecano de turno. Y el sonsecano agarró la moto y no paró hasta ver que éramos unos señores a quienes acompañaba un chico del pueblo.
- Verás -nos dijo- como esta noche viene a preguntarme que quiénes erais.
   Evocando a los americanos, que tienen una calle propia, donde viven sin contacto con los demás, podemos terminar este reportaje en torno a Sonseca, el pueblo de los mazapanes que también tienen yankis, con una pregunta, la que se hacen todos los vecinos: ¿Y qué hacen aquí? Llevan muchos años haciéndosela. Será hora de que alguien, quien tenga autoridad, se la conteste. Tienen derecho. Están en su propio pueblo.                                      J. A. CASADO


Puedes rebuscar en los siguientes apartados:

EL OTRO tiempo DE UN PUEBLO...

DE BUEN NACIDOS ES...


Gracias amigo visitante por compartir este paseo por esta singular visión de mi pueblo, fruto de inquietudes recopiladoras desde...

Gracias, por ocupar parte de su tiempo en descubrir estos retazos, fragmentos, pinceladas de un laborioso pueblo como Sonseca, que ha demostrado a lo largo de su Historia saber superar con inteligencia creadora y ejecutiva las circunstancias más desfavorable.

Gracias, por leer y observar mis "entradas" metidas a golpe de corazón, como intuyendo lo que nos une y nos anima a seguir ampliando nuestros límites personales afianzando lo que somos y de donde venimos.

Disculpas por las erratas que siempre lleva un texto escrito aunque se haya realizado con lo mejor que uno ha aprendido.
























































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































Seguidores