viernes, 20 de mayo de 2022

DON VÍCTOR MARTÍN MARTÍN-TERESO NOS DEJÓ ESCRITO EL PREGÓN DE SAN GREGORIO QUE NO PUDO PRONUNCIA POR LA DICHOSA PANDEMIA y SU FALLECIMIENTO HACE UNOS MESES.

 

    La COFRADIA DE SAN GREGORIO NACIANCENO, teníamos previsto para el pregón de las Fiestas de Mayo de 2020, a una persona muy entrañable y querida en nuestro pueblo, se trataba del sacerdote más decano de nuestra diócesis y vecino de este pueblo D. VICTOR MARTIN MARTIN-TERESO, que desgraciadamente falleció el 21/10/2021.

 


    Puestos al habla con sus familiares su hermana Caridad y su hermana Juana Martín Martín-Tereso nos han facilitado el borrador del pregón de inicio de fiesta romera que tenía preparado para la tarde/noche del 08/05/2020, que por motivo de la pandemia COVID-19 tuvieron que suspenderse, así como las del año 2021. Les damos las gracias por facilitarnos este borrador y así poder ponerlo a la luz a título póstumo en memoria de nuestro pregonero D. VICTOR.

   

    A la cofradía de san Gregorio les solicité la posibilidad de publicar el pregón por este púlpito a lo que muy amablemente accedieron porque consideraron que es otro medio de divulgación y a la vez archivo para su futura consulta. Mi agradecimiento más cordial.

 

San Gregorio en el antiguo entandarte.

   Buenas noche y bienvenidos todos/as

   Lo primero un saludo cordial al Presidente y miembros de la Junta Directiva de la Cofradía de “SAN GREGORIO NACIANCENO”. Saludo que extiendo a las autoridades presentes: Sr. Alcalde y Concejales, y al Clero: Sr. Párroco y Vicarios parroquiales. Y a todos los sonsecanos y sonsecanas y a algún forastero o forastera, si hay, que nos honran con su presencia; todos y todas devotos y devotas de nuestro SAN GREGORIO NACIANCENO. Paz y Bien para todos.

    Y empezamos echando una mirada al siglo IV en el que nació y vivió nuestro S. Gregorio. Contemporáneos suyos fueron su amigo S. Basilio, S. Agustín, S. Cirilo de Jerusalén…

    Gobiernan la Iglesia en ese siglo 11 Papas: S. Marcelino, S. Julio I, S. Dámaso (español) S. Cirio, S. Anastasio… Todos los Papas son santos desde S. Pedro hasta el siglo VI.

   Que pasaba aquí en occidente (de Italia para acá). Empieza la decadencia del gran Imperio Romano con la invasión de los pueblo bárbaros del norte y del este de Europa: los Hunos con Atila, ostrogodos, visigodos, gépidos, hérulos, etc. (no brutos, sino extranjeros, no sometidos a Roma). El año 406 llegan a España los vándalos, suevos y alanos y más tarde los visigodos. Todo esto en Occidente y ya en el siglo V. Y nos volvemos al siglo IV y a Oriente con nuestro S. Gregorio, a la derecha de Italia: Grecia, Turquía, Palestina. ¿Qué pasaba allí? No los desastres de aquí, sino todo lo contrario: existe una continuidad de cultura y poderes, siguiendo así casi mil años. Pero llega el año 313 y el Emperador Constantino dio la paz y la libertad a la Iglesia, que desarrolla y difunde su doctrina y da pie a una transformación del mundo. Actúa sobre los elementos culturales clásicos, pero eliminando lo inaprovechable y corrompido y adelantándose a lo que hay de sólido, perdurable  sano y duradero. Termina la Edad Antigua y empieza lentamente la Edad Media. Y aquí está nuestro S.  Gregorio (vigilante) en pleno siglo IV pues nació el año 330 en Arianzo, cerca de Naciancio, donde luego fue Obispo y de ahí su nombre NACIANCENO y murió el año 390.

 

Ermita de San Gregorio en los años 80 del siglo XX

Procesión alrededor de la ermita en los años 90 del siglo XX

     

   No sé cuándo ni cómo y por qué se construyó esta ermita y no sé por qué este santo oriental del siglo IV. Quizá en el archivo parroquial haya algún rastro; pero hay que buscarlo y encontrarlo. Pero esta es una realidad que estamos celebrando desde antes del siglo XVI.

 

Ermita de san Gregorio en los últimos años.

      La Iglesia romana en su actual calendario, que puso al día hace pocos años, celebra la fiesta de S. Gregorio el 2 de enero junto con su amigo S. Basilio. Pero nosotros aquí, desde el siglo XVI la celebramos el 9 de mayo, o el sábado siguiente más próximo desde hace unos años por conveniencias locales. Pero este año coincide con la fecha tradicional 9 de mayo, y aquí estamos.



    Ya les habrán dicho muchas cosas de su vida; pero no sé si los habrán dicho alguna vez esto: que era hijo legítimo de un obispo: Gregorio I, Obispo de Naciancio, y de Santa Nona. Sí, sí, han oído bien: hijo legítimo de un Obispo, y no se extrañen, pues entonces allí en Oriente no existía, ni existe, la Ley canónica del celibato, que ya si existía aquí en Occidente. Los sacerdotes y obispos podían casarse y tener hijos e hijas. Su padre se llamaba como él Gregorio; era pagano, pero se convirtió, se bautizó y con el tiempo y sus estudios llegó a ser Obispo de su ciudad: Naciancio. Y nuestro Gregorio, su hijo, era hermano de los santos Gorgonia y Cesáreo, y primo de San Anfíloco, obispo de Konia. ¿Qué nombres, verdad? Es que estamos hablando del Oriente, tierras un poco lejanas en la actual Turquía y tierras cercanas. Nuestro GREGORIO, que significa “VIGILANTE”, recibió la formación requerida en dos ciudades que tenían el mismo nombre: Cesarea; una en Capadocia, actual Turquía, y otra en Palestina.

    También estudió y se formó en la escuela de Alejandría, al norte de Egipto, y en Atenas, ciudad griega, como saben, y era famosa en el mundo de entonces por los sabios que allí vivieron y allí enseñaban. Los famosos 7 sabios de Grecia: Solón, Tales, Kilón, Pitaco, Bías, Cleóbulo y Periandro; y luego Sócrates y Aristóteles, etc. Allí en Atenas conoció al que llegó a hacerse su íntimo amigo Basilio, santo como él, llamado “EL GRANDE”, y nuestro Gregorio era llamado “EL TEÓLOGO”. Luego durante una temporada compartió con él la soledad de Capadocia.

 


    Siendo su padre Obispo de Naciancio, como dijimos, fue el que ordenó sacerdote a su hijo Gregorio. No se ordenó de buena gana, pues no quería ejercer el ministerio, sino retirarse a la vida solitaria, como hacían entonces muchos. Pero más tarde su amigo Basilio le forzó un poco a aceptar ser Obispo de Sásima, sufragánea de la sede metropolitana de Cesarea, gobernada por su amigo S. Basilio. No le agradó este cargo y jamás se acercó a aquel “pueblo de carreteros”, que según él, era aquel pueblo de Sásima.

    Normalmente los que escriben vidas de Santos sacan a relucir sus buenas cosas y cualidades y silencian sus fallos y defectos, si los hubo. Pero nuestro S. Gregorio tenía sus imperfecciones y defectos. Era a veces un amigo difícil, pero fiel y seguro; era inconstante y descontentadizo y cambiaba fácilmente de lugar y de ocupación. Pero realmente era piadoso, muy espiritual, sincero y lleno de temor y amor a Dios.

    Cuando falleció su padre, aceptó sólo por algún tiempo la administración de aquel obispado; pero inconstante como siempre, volvió a retirarse ahora a Seleucia, hasta que fue nombrado responsable de la minoría ortodoxa de Constantinopla. Entonces tuvo lugar el Primer Concilio Ecuménico de Constantinopla, que fue el que entronizó a nuestro S. Gregorio como Patriarca de esa importante ciudad: Constantinopla en el año 381; y allí tuvo como oyente a otro santo; nada menos que a S. Jerónimo, muy famoso porque fue el que tradujo la Biblia al latín. Pero poco duró en este cargo, debido a las divisiones que había en aquella Iglesia. Y como era un descontentadizo, regresó a Naciancio, ciudad por la que le conocemos como S. GREGORIO NACIANCENO. Después de un tiempo allí se retiró a la ciudad donde había nacido: Arianzo; y allí en un ambiente tranquilo se dedicó a la poesía. Y murió a los 60 años el 25 de enero del año 390, 10 años después de su amigo Basilio.

    Fue un gran humanista, un orador bien dotado y, consciente de sus valores, llega a sorprender a muchos. Para recordar su faceta de orador hay que tener en cuenta que entonces no había micrófonos ni altavoces. Yo recuerdo que estuve toda una noche ayudando a José Antonio Bito a instalar los primeros altavoces en la iglesia. Lo que había entonces eran los púlpitos que muchos de ustedes recordarán. Recuerdo haber predicado una vez en una feria en la Virgen desde el púlpito de su capilla y sin altavoces, claro. Hace relativamente poco tiempo el buen orador político o sagrado tenía que poseer una voz potente y robustos pulmones como tendría nuestro gran San Gregorio. También como poeta nos ha dejado 16000 versos y por la profundidad de sus escritos y el encanto de su elocuencia, es llamado justamente “EL TEÓLOGO”, y es Doctor de la Iglesia (no médico).

    Termino lo referente al Santo con unas palabras suyas, tomadas del sermón 43 en alabanza de su amigo S. Basilio, que había fallecido 10 años antes que él y se refieren a la amistad tan ejemplar que se tenían y que pueden servir para cualquier amistad: “Parecía que teníamos una misma alma que sustentaba dos cuerpos; … cada uno se encontraba en el otro … Una sola tarea y afán había para ambos, y era la virtud, así como vivir para las esperanzas futuras… acuciándonos mutuamente en el empeño por la virtud… y para nosotros era maravilloso ser cristianos y glorioso recibir este nombre”.

   

Restos de las eras, de las que habla don Víctor, al final de la calle Ramón y Cajal.

   Ahora quería dedicar unas palabras a esta Romería. Ya dije que no sé ni cuándo ni cómo empezó, aunque hay muchas fotos antiguas que nos muestra como era, costumbres, vestimentas, etc. Y ahora ya hay más fotos que nos hablan de cómo se celebra en esta Pradera, donde cuando yo era niño, y recuerden los mayores, no había ni un árbol. El pueblo terminaba en el barrio Malpica y alguna casa más; pero luego estaban las eras, alrededor del cementerio, empedradas, separadas unas de otras por unos setos o piedras; cada terrateniente o agricultor tenía la suya, y allí llevaban las mieses para trillar. Las labores del campo eran entonces muy trabajosas. Ahora si preguntamos a alguno de estas nuevas generaciones no saben ni lo que era una “era”. A ver tú: ¿Para qué eran las eras?... ¡Lo que eran entonces las labores del campo! La siega, el traslado de las mieses en gavillas a la era de la trilla, separar la paja del grano cuando hacía aire. Recuerdo que lo más trabajoso era arrancar las algarrobas, ¿no? Pero dejemos todo esto y volvamos al prado de S. Gregorio. Ahora hay buenos caminos y asfaltados, rotondas y mucha arboleda; el Instituto, Piscina, deportes, etc. Y esta hermosa ermita, bien acondicionada, hasta con campana, con este porche y estos toldos y todos los adelantos que podemos contemplar y disfrutar. Todo fruto del buen quehacer de los Presidentes y miembros de las Juntas Directivas de la Cofradía, que se han seguido en el correr de estos últimos tiempos. Y no digamos del magnífico Programa de los actos, que en mis tiempos no había. Seguro que dejo de mencionar muchas cosas y sobre todo, personas.

 

Se programaron bailes con orquesta en el prado al caer la tarde en los años 80

La carrera de sacos, un juego tradicional rescatado en la romería.

El concurso de migas se ha consolidado año tras año con sus premios correspondientes.




La unión hace la fuerza.

   Aparte de todo esto, quiero decir que voy a insinuar (he insinuado) a D. José Carlos, el Sr. Párroco, la posibilidad de colocar aquí en el Prado el Viacrucis público que terminaba en el Calvario cerca del antiguo matadero y ahora está en un lugar impropio, pues hay mucho tráfico y no reúne condiciones. Están las peanas, los fustes y cruces, aunque faltan algunas. En muchos pueblos hay un buen Viacrucis público en un lugar apropiado. Y pienso que podría ser aquí en el Prado. Habrá que estudiarlo y traer las peanas, fustes y cruces y distribuirlas bien, que no estorben ni impidan la Romería. Habría que hacerlo de acuerdo con el Ayuntamiento.

 


    Bueno, pues ya sólo me queda terminar, invitando a todos a decir: 

        ¡VIVA SAN GREGORIO Y SU ROMERIA!

 

 

HIMNO DE SAN GREGORIO, LETRA Y MÚSICA DE MANUEL BALLESTEROS PECES

  

  


     San Gregorio Nacianceno

en  Sonseca se te venera

porque eres desde antiguo

el patrón de la padrera.

 

   En esta antigua capilla

que nuestros ancestros te hicieran

todos ya veneramos

cada cual a su manera. 

 

   Miranos tú con gran clemencia

y danos ya tu bendición

para que todos juntos cantemos,

en san Gregorio confío yo,

para que todos juntos pidamos

que nos dé siempre su protección.

 

   San Gregorio Nacianceno

en Sonseca se te venera

porque eres desde antiguo

el patron de esta pradera.

Puedes rebuscar en los siguientes apartados:

EL OTRO tiempo DE UN PUEBLO...

DE BUEN NACIDOS ES...


Gracias amigo visitante por compartir este paseo por esta singular visión de mi pueblo, fruto de inquietudes recopiladoras desde...

Gracias, por ocupar parte de su tiempo en descubrir estos retazos, fragmentos, pinceladas de un laborioso pueblo como Sonseca, que ha demostrado a lo largo de su Historia saber superar con inteligencia creadora y ejecutiva las circunstancias más desfavorable.

Gracias, por leer y observar mis "entradas" metidas a golpe de corazón, como intuyendo lo que nos une y nos anima a seguir ampliando nuestros límites personales afianzando lo que somos y de donde venimos.

Disculpas por las erratas que siempre lleva un texto escrito aunque se haya realizado con lo mejor que uno ha aprendido.
























































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































Seguidores